Elegir el momento adecuado de cuando comenzar una terapia y más en terapia de pareja es de vital importancia, ya que, el éxito de una terapia de pareja está muy relacionado con el momento en el que una pareja decide pedir ayuda.

Un signo de que una pareja necesita ir a terapia sería cualquiera que cree malestar a uno de los miembros de la pareja o los dos y que esté afectando a la dinámica de la pareja o de la familia.

En general, los más comunes son los siguientes:

  • Problemas de comunicación. Sería cuando hablamos y hemos dejado de entendernos, oímos, pero no escuchamos.
  • Proyecto vital. La pareja está en constante movimiento, lo que valía en un principio no tiene por qué valer años después. Ir actualizando el proyecto vital de cómo la pareja va creciendo es fundamental para fomentar la unión de la pareja.
  • Dificultades con los hijos. La educación de los hijos suele ser un punto conflictivo dentro de una pareja. ¿Sabemos cómo queremos educar? ¿Cómo reaccionamos ante determinadas situaciones?
  • Discusiones. Las parejas tienen que perder el miedo a discutir siempre y cuando no se salten las líneas rojas de las faltas de respeto. No obstante, hay que saber discutir, hay que saber cómo plantear el desacuerdo y centrarse en el tema sobre el que estamos discutiendo.
  • Infidelidad. Trabajar una infidelidad suele ser duro y doloroso. Es necesario entender qué ha pasado, trabajar la reconstrucción de la confianza y que se produzca una reparación del daño causado.